spot_img
28.1 C
Santiago
domingo, enero 29, 2023

últimos posts

Crítica Literaria “La Grieta”: Una reflexión sobre ser madre e hija

- Esta publicidad ayuda a mantener este sitio -

Por Francisca Álvarez

La literatura busca hacernos parte de algo. Crecimos leyendo -especialmente- a hombres, a veces adinerados, con problemas del primer mundo que nunca nos hemos topado en nuestras vidas. No importaba el género, nuestras riquezas, ni el color de nuestra piel, porque igual lográbamos empatizar con los personajes. La grieta de Catalina Infante logra algo parecido. No es relevante si somos una persona gestante o si tenemos un hijo. De todas formas, logras pertenecer al relato.

Catalina Infante estuvo gestando La grieta por 4 años y es su primera novela. La historia parte con Laura, cuando está a punto de convertirse en madre. Recuerda a Esther y lo hace con rabia, piensa en por qué no está ahí pariendo con ella. Pero está muerta. La protagonista relata que quería un parto natural, a oscuras, en cuclillas, con la imagen de ella misma sacando a su hija ensangrentada para ponerla en su pecho. Esther la parió así, en París no era opción la anestesia. Las francesas parían y punto. Pero Laura estaba en Chile, se leyó todos los libros especializados en parto, los que decían que el dolor es cultural, los testimonios de personas que tuvieron un orgasmo en el último pujar. Cantó mantras, elongó su pelvis a diario, pero no funcionó. Le hicieron una cesárea.

Laura quería conocer a Esther, saber de ella como mujer y no como su madre. Sin embargo, le daba miedo. Comenzó a pensar que, quizá, ser su madre la agotó. Que si Esther hubiera podido quedarse en su pasado lo habría hecho. Cuando dio a luz a Antonia, sintió que una parte de ella murió. Se sentía como una niña, una niña pariendo. Pensó que la maternidad es aterradora, que no estaba preparada. El relato fluye a través de reflexiones y recuerdos. Catalina Infante escribe con empatía sobre la soledad, duelo, temores, exilio, maternidad y de la relación de las madres con el feminismo.

Pese a que la historia se desarrolla en varios lugares: Francia, Cuba y Chile, la forma en que está escrito los convierte en espacios cercanos. En el libro, Laura recuerda un viaje a La Habana que realizó junto a su madre, en los 90’. Cuenta las ganas de conocer a Esther, de su pasado y la primera vez que la vio como una mujer. También cuenta cómo vivió las presiones sociales de la época. Sus compañeras de curso viajaban a Miami o Punta Cana y volvían con trenzas de conchas en sus cabezas. Laura también quería, pero en vez de enredos en su pelo, volvía con llaveros con cara del Che para sus amigas. Sentía rabia con Esther y vergüenza, por enseñarle cosas que no le servían para manejarse en el mundo que escogió para ella. Mundo que representaba todo lo que su madre odiaba.

“¿Qué sé yo sobre ser madre? Absolutamente nada”, piensa Laura sintiéndose pequeña ante su hija recién nacida. El relato es sensible y conmovedor. No es necesario ser madre para conectar con la historia, tampoco mujer. De alguna manera, todos estamos cerca de la maternidad y de la vida. El relato nos permite reflexionar sobre nuestra propia historia. Cuestionarnos la imagen de madre, alejarnos del romanticismo de la maternidad y conocer el lado más humano de este. La grieta ofrece a los y las lectoras una reconstrucción de nuestros propios recuerdos.

Las 145 páginas del libro no se sienten, es fácil de leer y no te das cuenta cuando ya terminó. Es recomendable para quienes les cuesta terminar un libro y quieren iniciar alguna lectura. Al mismo tiempo, las personas que buscan otra dimensión de la maternidad, entender la distancia, el silencio y la diferencias con las madres, se pueden sentir representados con la historia. El relato nos permite sanar con la imagen dañada de madre e hija. También nos permite conocer a las personas más allá de la maternidad. Cómo cambia la vida cuando tienes un hijo, las relaciones de pareja y también las amistades. Ya nada vuelve a ser igual. Laura, en el libro, se refiere a que el vínculo maternal “solo se trata de estar ahí, aunque sea lejos y a medias, pero con honestidad, que es la única forma de realmente estar”.

Ficha técnica:

Título: La grieta

Autor(a): Catalina Infante

País: Chile

Género: Novela

Editorial: Planeta

Páginas: 145

 

Latest Posts

Destacados

suscríbete

Suscríbete al newsletter para obtener la agenda cultural semanal