spot_img
15.8 C
Santiago
martes, septiembre 27, 2022

últimos posts

Crítica Literaria “Código Konami”: Todo cambio no guardado se perderá

- Esta publicidad ayuda a mantener este sitio -

Por Jaime Ahumada Ruiz

Las sensibilidades de cada época se encuentran determinadas por los artefactos tecnológicos que las conforman. Nuestra forma de ver y entender las imágenes, y la vida en general, está marcada por cada una de aquellas invenciones; la perspectiva, las novelas, la fotografía y el cine son sólo algunos ejemplos de inventos que han formado no sólo la forma que accedemos al contenido cultural o artístico, sino también la manera en la que dicho contenido se crea y la dirección en la que se mueve. Sin embargo, estos artefactos no son excluyentes entre sí; la novela no volvió obsoleta a la perspectiva del mismo modo en que el cine no enterró a la fotografía. La tecnología más novedosa complementará a las anteriores, modificando también su devenir. Hoy, sin lugar a dudas, habría que destacar a la digitalidad y sus distintas expresiones como la nueva tecnología que ha remecido nuestra cotidianidad, inmiscuyéndose en cada una de sus aristas como un compleja fantasía de toques y clicks cuyo eco impacta a la realidad material.

La difuminación entre el campo de la digitalidad y el devenir de la vida como experiencia física es el principal foco de Código Konami, libro de poesía geek de Elisa de Gortari, presentado originalmente en México durante 2015 y publicado este año en Chile por Provincianos Editores. Los videojuegos, la decepción amorosa, la cultura pop y televisiva, así como también la denominada alta cultura se encuentran en las páginas de este libro que recopila canciones, capítulos de series y mitos populares, confundiéndolos y enmarañándolos con el sentir del día a día. Los poemas presentados se mueven de forma ligera entre la neutralidad impersonal de la tecnología con los sentires e historias —un tanto personales, un tanto apropiadas— de quienes viven.

Con su primer poema, titulado, al igual que otros cuatro, tal como el libro, De Gortari establece la tónica de toda la propuesta, tanto temática como estilísticamente, sin por eso agotarla inmediatamente. Se trata de un ejercicio de poesía encontrada, en donde la autora toma la definición existente de “código Konami” de Wikipedia, y lo divide en versos y estrofas para presentarlo como poema. Este código consiste en una secuencia de botones a realizar en el joystick (↑ ↑ ↓ ↓ ← → ← → B A) que en algunos videojuegos activa una opción secreta; es un truco que facilita el juego. Con esta introducción nos prepara para un texto que experimenta con su formato, predominantemente de manera sutil, aunque a ratos no tanto, en dónde los videojuegos dejan de presentarse como una forma de escape o evasión, como fantasía, para finalmente reconocerse como parte íntegra de la realidad.

El mundo que este conjunto de 31 poemas crea, se encuentra sumergido en un océano de contenido que se pasea entre la música, series, cómics, películas y por supuesto videojuegos, más no usando estos como puntos de referencia u objetos a los cuales aludir; son los personajes como Doctor House o Spiderman quienes se toman el protagonismo de los versos para permitirse sentir de forma propia y no como recipientes en los que las y los espectadores proyectamos nuestros propios sueños o inseguridades. La autora los baja del pedestal de íconos para pararlos en el suelo junto a nosotros, y permitir que si nos identificamos con ellos, no sea por una cuidada guionización de sus características e historias, sino por una suerte de sentir trascendental que une a todos quienes efectivamente sienten.

¿Qué diferencia la mítica imagen que se ha construido de Elvis o Keith Richards, o la creación de los personajes de Los Simpsons o Futurama, con nuestras propias vidas? Esa es la principal cuestión que parecieran plantear los cuatro poemas —o el poema de cuatro partes— Asteroides, que irrumpen las páginas del libro con una visualidad que destaca tanto como su propuesta. En estos, los versos abren paso a códigos de programación que sustituyen a las palabras; el lenguaje ya no expresa, sino que ordena comandos, acciones a realizar frente a las posibilidades que el mismo establece. El devenir de la vida pareciera estar definido así, por un código al que no se puede escapar, pero que supuestamente se puede aprovechar y vencer, en donde un truco como el código Konami nunca está de más. De cualquier manera, termina estableciendo que, ya sea en diferencia o semejanza con la vida, en el código uno se puede quedar por siempre.

Código Konami reafirma una certeza: la diferencia entre virtualidad y realidad ya no se encuentra vigente, si es que en algún momento lo estuvo. Los códigos, las pantallas y sus contenidos se inmiscuyeron en nuestras vidas al punto de que cuesta imaginar el diario vivir sin ellas. Elisa de Gortari lanza a la poesía de cabeza, primero, hacia este mundo del que algunos románticos conservadores preferían mantenerla aislada, como si se tratara de un asunto de pureza o esencia, cuando la esencia de esta se encuentra en la acción misma de crear. Las tecnologías digitales no sólo son parte de la vida social, sino que también juegan un rol en nuestra configuración identitaria, aprendemos del mundo, de nosotros e inclusive como querer a través de ellas. Ya no existe vuelta atrás, y como cierra uno de sus poemas, “todo cambio no guardado se perderá”.

FICHA TÉCNICA.

Título: Código Konami

País: Chile

Autor: Elisa de Gortari

Año de publicación: 2022

Género: Poesía

Editorial: Provincianos

Páginas: 62

Latest Posts

Destacados

suscríbete

Suscríbete al newsletter para obtener la agenda cultural semanal