Crítica de “La Fiesta de la Vida”: Su energía constipa a quienes no la dejan pasar, pero enarbola a quienes nos entregamos

Crítica de Cine

“La Fiesta de la Vida”: Su energía constipa a quienes no la dejan pasar, pero enarbola a quienes nos entregamos.

Por Simón Rosenblut



Francisca, quien trabaja para la distribuidora de películas está nerviosa. La función exclusiva de prensa para nosotros debió haber comenzado hace 30 minutos y al parecer Jorge, el proyeccionista, no encuentra la película. Se inicia la función, sin embargo los diálogos están en español y los críticos nos miramos extrañados. Francisca corre angustiada donde Jorge quien cambia la versión doblada por la subtitulada. Cualquiera diría que la sesión es un caos, sin embargo de ahí en adelante, frente a nosotros, en la misma pantalla, comenzaran 90 minutos de verdadero caos.
Empleados que se transforman en invitados, cocineros en músicos, estos últimos en amantes. Un cantante divo, que rehúsa a tomar pedidos musicales. Un novio estructurado, egocéntrico decidido a personificar al cirque du soleil. Un  fotógrafo analógico que declina tomar selfies, sin embargo engulle sin vergüenza la comida de invitados, se emborracha con champagne e incluso tiene sexo con uno de los comensales.
Todos problemas que Max (Jean-Pierre Bacri), dueño del castillo y de la banquetera que acomodara una boda muy especial, deberá resolver antes que su negocio termine por acabarlo.
Esta todo gestionado toda la organización del matrimonio entre Pierre y Helena;  acomodadores, artistas, arreglos de flores y demás, para hacer de la fiesta un éxito. Lo que todos sabemos y negamos es que cada instante de felicidad y emoción puede convertirse en desastre y caos y viceversa.
Nace la pregunta entonces… ante cada problema que aparezca, ¿optará Max por el pragmatismo, la rentabilidad, la lógica y la matemática comercial o por la bondad, el amor, la aceptación y el perdón? La banquetera pareciera ser un reflejo de nuestra sociedad y la fiesta es una manifestación de nuestras vidas. 
Un guión de estructura básica americana decente, con débiles cambios de estados en su trama. Diálogos simplistas, afables muchas veces cercanos a la comedia negra y actuaciones promedio. Ese podría ser mi análisis, si fuera un análisis de la mente. Sin embargo esta película, de alguna manera logra meterse en el corazón, su energía constipa a quienes no la dejan pasar, pero enarbola a quienes nos entregamos. Como dicen los empleados… “Todos para uno y uno para todos”
Excelente banda sonora mezcla de un folk y Jazz que flota como un pájaro. El sonido característico de Avishai Cohen es una mezcla de modismos musicales de Medio Oriente, Europa del Este y Afroamericanos un literal reflejo de la diversidad geográfica de los  personajes en la película.

De los directores Olivier NakacheEric Toledano viene esta comedia francesa que habla de dejar fluir la energía, la familia, los equipos y  las problemáticas de nuestras vidas. De entender que hay que dejar de tratar de sobrevivir al caos y sencillamente abrazarlo como tal.

AÑO: 2017
PAIS: Francia
Género: Comedia
DIRECTOR:  Eric Toledano, Olivier Nakache.
DURACIÓN: 117 minutos
PROTAGONISTAS:  Jean-Pierre Bacri, Jean-Paul Rouve, Gilles Lellouche.
Please follow and like us:

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*