Desde el Festival de Cannes: August Diehl, actor de “A Hidden Life”: “Malick te invita a hacerte preguntas y a encontrar respuestas”

 

Por Galia Bogolasky 

A Hidden Life es la nueva y esperada película de Terrence Malick. Es un drama basado en la historia real de Franz Jägerstätter, un campesino austriaco que se declaró objetor de conciencia durante el régimen nazi, decisión que le llevó a ser sentenciado a muerte.

Después de su estreno en el Festival de Cannes, tuvimos acceso a la conferencia de prensa con los protagonistas de la película, sin su director porque no le gusta dar entrevistas, y, al ser consultados sobre la ausencia del cineasta estadounidense, los actores no dieron muchas explicaciones. Valerie Pachner y August Diehl recibieron las preguntas de la prensa.

Durante la conferencia se recalcó la relevancia de la película: “Es una historia muy importante para ser contada” dice Valerie al referirse a la historia de Malick. Por su parte, August aclara que no es una película sobre héroes: “No creo que sea una película sobre hechos heroicos. Esta es una película sobre sobre decisiones privadas. Sobre algo invisible. No es heroico, podemos nombrar a un héroe después, pero es sobre decisiones personales, espirituales”, y Valerie agrega: “Es sobre la vida escondida que ellos vivieron” tal como dice el título de la película.

Sobre el trabajo con Terrence Malick, Valerie relata: “Te olvidas de que es Terrence. Se trata de una historia que es tan potente, y [la película] es sobre lo que estamos contando”. August explica cómo llegó a actuar en una película de un cineasta tan importante como Malick: “Yo elegí a un buen director, no a uno exitoso. Es un gran cineasta, y había un buen guion, pero no fue solo por eso, fue un proceso normal, hubo un casting, fue todo muy normal”.

La premisa de A Hidden Life tiene mucha relación con todo lo que está pasando en Europa, a nivel político. August explica: “Esta película es sobre una persona que dice que no a algo. Es nuestro mundo ahora y no es muy fácil decir que no, vemos que algo está mal y nadie hace nada. Esta película no es solo política, es muy personal”. Valerie comenta cómo fue para ella ver la película anoche en el estreno en Cannes: “Tuve la sensación de que cuando el personaje de Bruno Ganz toma el lugar del oponente, todos somos iguales, tiene que ver con lo atemporal”. De la misma forma, August enfatiza: “Es una historia muy simple sobre un hombre en este periodo. Como cuando pintas un cuadro, no tienes en mente cambiar el mundo. Eso significa algo, te dice algo, es lo que pasa con la película, es algo honesto”.

Valerie explica el elemento espiritual de la cinta: “Viene de un lugar simple. Los dos personajes tienen una fuerte conexión entre ellos y el mundo en el que viven. La conexión es amor. Se siente espiritual, aunque lo nombres como quieras. Esa conexión es muy potente”. August agrega: “Siento que hay otra presencia, algo invisible, lo más simple incluso. Algo aterrizado, como un hogar, Terry (Malick) tiene mucha curiosidad acerca de esto. Está todo conectado. Esto está presente en muchas de sus películas”.

Bruno Ganz es uno de los actores presentes en esta película y que falleció a comienzos de este año. A pesar de que no aparece en muchas escenas, es un personaje muy importante para la historia. August lo recuerda: “Ganz fue solo a una jornada al rodaje. Había tantos actores alemanes, y actores de distintos países, y él lograba cambiar el ánimo en el rodaje, lograba que Terry se relajara, que se pusiera más amable, menos estresado. Ganz nos contagió a todos”.

La película se hizo en 3 años y Ganz no alcanzó a ver la película terminada. La razón por la que tardó tanto fue por el proceso de montaje: “Esta película está editada de una manera que nunca había visto” explica Diehl. Valerie agrega: “Los editores son increíbles, gracias a los editores por este gran trabajo. Creo que por eso tardó tanto. Improvisamos mucho y había que revisar tanto material que había que editar mucho. Terry nos dijo que fue mejor que no la hubiéramos visto antes porque está mucho mejor ahora después de tanta edición”.

A Hidden Life es una historia que tiene que ver con elegir entre el bien y el mal. August explica: “Nunca hablamos de cómo hacer una película sobre el mal. Malick se hace preguntas, él te invita a esa búsqueda, a encontrar respuestas, él quería que el personaje no fuera un héroe o un predicador. Él quería que fuera alguien que sintiera algo. Y No fue tan fácil hacerlo, pero él sintió que era la verdad, estaba resistiendo el mal, pero esto pasa como un efecto secundario. No es el centro de todo. Esto está gatillando algo en otras personas. No queríamos que fuera un héroe, sino que alguien decente y humilde. Por su parte, Pancher explica el proceso para construir su personaje: “Yo crecí en el campo, conozco el campo, y en la película tenía que conectarme con la naturaleza, a pesar de que luego viví una vida bien urbana, por lo que fui a un campo para prepararme para el rodaje. Terrence no me exigió que hiciera eso, pero lo hice para conectarme con la naturaleza. Los personajes no eran intelectuales, eran personas de campo. Era existencialmente aterrador que tu hombre se fuera cuando vives en el campo en esa época”.

Please follow and like us:

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*