“Hidden Figures”: La fórmula con todos los elementos para ser un éxito seguro.

Crítica de Cine
“Hidden Figures”: La fórmula con todos los elementos para ser un éxito seguro.

Por Galia Bogolasky 
“Hidden Figures” es una película basada en una historia real, que ocurrió en Estados Unidos en 1961 cuando la NASA está en plena carrera espacial para mandar a un hombre al espacio.

Tres mujeres afroamericanas trabajan en el Langley Research Center de la NASA. Es un ambiente de trabajo duro, intenso, donde la mayoría son hombres, y blancos. Es decir, estas mujeres tienen un camino cuesta arriba y sabemos que ese es el verdadero conflicto de esta película desde el comienzo. Son mujeres, en el año 61, en un ambiente de hombres. A eso hay que agregar que ocurre en plena época de segregación racial en Estados Unidos, sobre todo en Texas, donde se sitúa la película.

El cine de Hollywood acostumbra a cubrir estas temáticas de discriminación racial con regularidad, pero en esta cinta de Theodore Melfi, se suma la lucha laboral de mujeres, en una época donde no habían muchas trabajando y menos en un centro de investigación de esta envergadura, por lo que ya estar ahí significa ser brillante.

La película comienza con una secuencia de la pequeña Katherine Goble, interpretada impecablemente por Tharaji P. Henson. Cuando era una niña, fue adelantada en el colegio, y siempre destacó por su impresionante inteligencia. 30 y tantos años después la vemos trabajando en la NASA, pero siempre relegada a un lugar poco acorde con sus capacidades intelectuales. Ella se especializa en matemáticas, y cuando el equipo que está en plena carrera espacial contra Rusia, y quiere enviar a John Glenn al espacio, necesita a alguien que hago estos cálculos imposibles, ahí llaman Katherine Goble y es reubicada en esta oficina, de puros genios, sólo hombres, blancos. Ella nunca ha sido suficientemente valorada, pero eso no la detiene. Pasa por todas, es ninguneada, discriminada, recriminada, hasta, como en la clásica historia Hollywoodense, su inteligencia supera cualquier obstáculo y logra destacar. Nada nuevo, nada impredecible, nada sorprendente. Es la típica fórmula Hollywood, que se puede incluso revelar en el trailer, y que durante el transcurso del relato, sigue la clásica estructura de un hit de Hollywood.

Paralelamente al intento de Katherine por ser exitosa en su trabajo, ella tiene una vida familiar que tiene que cuidar, y mientras los hombres trabajan hasta altas horas de la noche, pero sus mujeres se hacen cargo de la casa y niños, ella tiene que hacer lo mismo, pero en condiciones diferentes. Ella es viuda y tiene 3 hijas. Como esto es Hollywood, no podía faltar la clásica historia de amor, y Katherine no podía dejar escapar a un Príncipe Azul, que mientras ella está lidiando con todo este drama en la oficina, él la va conquistando. Algo que no era tan necesario (probablemente en la historia real no pasó en paralelo) pero como ésta película es una fórmula, había que incorporar ese elemento.  

“Hidden Figures” tiene grandes personajes secundarios, donde podemos ver que se repite la misma historia de discriminación hacia la mujer y sobre todo por su color de piel. Mary Jackson (Janelle Monáe) también trabaja en la NASA, haciendo la pega de un ingeniero, pero sin el título ni los honorarios, y decide salir a estudiar para tener el cargo que le corresponde de acuerdo a sus funciones. Se convierte en la primera mujer en ser ingeniera aeroespacial de Estados Unidos. Otro gran secundario es el interpretado por la talentosísima Octavia Spencer como Dorothy Vaughan, nuevamente una mujer que sufre discriminación constante y malos tratos de parte de su jefa (Kirsten Dunst) y que hace la pega de supervisora pero tampoco recibe lo que le corresponde por el trabajo que realiza. A través de puro esfuerzo Dorothy Vaughan consiguió ser la primera supervisora de los servicios de IBM en la Agencia. También está el jefe, interpretado por el siempre bien compuesto Kevin Costner, un tipo super estructurado, bien inteligente, pero que tiene la capacidad de reconocer el valor del talento y del trabajo, y es lejos el personaje que más logra un avance en la historia, no cambiando demasiado, pero siempre manteniéndose real. El malo de la película es el personaje interpreto por Jim Parsons, que al igual que su personaje en “Big Bang Theory” es un científico, pero en este caso es un machista y racista que le hace la vida imposible a Katherine.

Una de las cosas que no aprecié demasiado, es la música, ya que en ciertos momentos musicalizan la película con canciones que son muy literales, de músicos afroamericanos, cantando exactamente lo que está pasando en la escena. Encontré un poco burdo el elemento y cero sutil, lo que entorpece la capacidad del espectador de interpretar lo que está sucediendo, lo que es lo más lindo del cine. 

A pesar de que “Hidden Figures” es una película basada en una historia real ocurrida en 1961, y lo que significa el contexto político y social de esa época, el tema de la mujer en el mundo laboral, sufriendo discriminaciones constantes, inequidades salariales e injusticias en el lugar de trabajo, es un tema muy vigente y relevante en nuestra sociedad actual.  La manera en cómo abordan esa temática es lo que más disfruté de la película, ya que uno puede sentir una identificación con las historias, a pesar de las diferencias raciales y culturales.

La película es la perfecta mezcla de “A Beautiful Mind” (Una Mente Brillante) con “Selma” y “Apollo 13”. Es decir, cuenta con un protagónico inteligente, sumado a la discriminación racial, más la carrera espacial y la importancia de enviar a un hombre al espacio. Tiene una estructura clásica, con todos los elementos de una película exitosa, y por eso está nominado a todos los premios de la temporada, y ya ganó varios Golden Globes y SAG’s. Seguramente vienen más. 

Fórmula Hollywood: Protagónico potente + conflictos raciales + talentos extraordinarios = Éxito seguro. 
Dirección  Theodore Melfi
Producción  Donna Gigliott, Peter Chernin, Jenno Topping, Pharrell Williams, Theodore                            Melfi
Guion  Allison Schroeder, Theodore Melfi
Fotografía  Mandy Walker
Montaje  Peter Teschner
Protagonistas   Taraji P. Henson, Octavia Spencer, Janelle Monáe, Kevin Costner, Kirsten                              Dunst, Glen Powell, Jim Parsons
País  Estados Unidos
Año  2017
Género  Cine biográfico y Cine dramático
Duración  127 minutos.

Idioma               Inglés
Please follow and like us:
error

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*